XI.- EL LATÍN
(Su uso y abuso, por abogados y jueces)

Escribe: JUAN F.RADRIZZANI
jfradi@hotmail.com

11.1 - Lengua aparentemente muerta

No es de extrañar que el latín, aparentemente muerto en el uso popular de todo el mundo, aparezca de vez en cuando.

En primer lugar la Iglesia Católica Occidental lo sigue manteniendo como idioma oficial, al igual que el Estado Vaticano. De hecho en este mismo año se ha publicado en Roma un diccionario latino con 15.000 nuevas palabras o giros referidos a todo aquello que hace a lo moderno: desde avances científicos hasta temas de la astronáutica o de la computadora. Este intento de mantener viva por decisión del príncipe (Vaticano) una lengua tiene bastante de anormal en la historia de ellas. Pero la realidad es esa. Y si hoy el latín continúa su vida y no está totalmente muerto es en buena parte por aquella iglesia que lo mantiene en uso, sin desconocer que el Concilio Vaticano II determinó con gran acierto pastoral el uso de las lenguas vernáculas en su liturgia.

Pero no es la única. El latín sigue vivo a través del derecho romano y del uso bueno o malo que se hace de él en el mundo judicial . No son extrañas sentencias o escritos judiciales que citen palabras o aforismos latinos en apoyo de lo decidido o de lo que se dice.

 

11.2 - ¿latinazgos o latinismos?

El uso en el ámbito judicial se puede hacer bien y se puede hacer mal, dado que en general tanto jueces como abogados desconocen la lengua latina y la usan como mejor pueden, acertando a veces el sentido correcto y las más trasluciendo un “quiero pero no puedo” de sabiduría frustrada.

Esto da origen a los “latinazgos”, palabra que según la Real Academia Española, contiene un juicio de valor despectivo hacia ese latín mal usado. Alguien me comentó que esos latines decadentes debieran llamarse “latinismos”, pero en realidad el LATINISMO es un adjetivo que califica palabras castellanas con origen indebido del latín, así como “galicismos” o “anglicismos” indican palabras españolas con origen indebido del francés o del inglés. Dudo que haya latinismos en una lengua latina cuyo 80% proviene del latín, es decir cuyo origen es ese idioma: no se me ocurre cómo puede haber una palabra mal derivada del latín en castellano.

LATINAZGO es otra cosa: es un adjetivo que califica palabras latinas mal empleadas EN LATÍN. Algo así como el “spanglish” es el inglés de los hispanos en EEUU, o el “cocoliche” era el italiano hablado por los hijos de inmigrantes italianos en Buenos Aires, mientras que el lunfardo es el castellano propio de barrios periféricos al centro de la ciudad utilizado sobre todo por la gente joven. Cuando el latín se usa correctamente en un discurso castellano es erudición latina , cuando se lo utiliza mal al pronunciar o escribir la palabra, o dándole un significado incorrecto, es pretensión de erudición latina, que se califica LATINAZGO. Como pocos saben latín, se disimula y nadie subraya que el pretendido erudito en vez de latín usa latinazgos.

 

11.3 - Vocabulario latino

Correspondería, por tanto, hacer un breve diccionario de expresiones latinas usadas por los juristas para que se escribieran y pronunciaran correctamente, y con el significado que realmente tienen. Aquí va un listado de expresiones usadas habitualmente:

- ad effectum videndi et probandi : a fin de ver y probar.
- ab initio : desde el comienzo.
- ab intestato : del (que murió) sin testar.
- alter ego : el otro yo.
- ama et fac quod vis : ama y haz lo que quieras.
- amicus tuus, sed magis amica veritas : (soy) tu amigo, pero (soy) más amigo de la verdad.
- bonum ex perfectione omnium, malum ex quocumque deffectu : el bien (nace) de la perfección de la totalidad, el mal de cualquier defecto.
- carpe diem : aprovecha el día.
- curia novit iura : el juez conoce el derecho.
- decies repetita placebunt : agradará lo repetido diez veces.
- do ut des : te doy para que me des.
- dura lex, sed lex : dura ley, pero ley al fin.
- esto brevis et placebis : se breve y agradarás.
- etcétera, etc. (et caetera) : y todo lo demás.
- finis coronat opus : el fin corona el emprendimiento.
- funiculus triplex difficiled rumpitur : la cuerda triple dificilmente se rompe.
- historia magistra vitae : historia, maestra de la vida.
- homo homini lupus : el hombre lobo para el hombre.
- in dubiis libertas , in omnibus caritas : en la duda, libertad, en todo caridad.
- in extremis : en los últimos momentos.
- in fine : al fin.
- in situ : en el sitio.
- intuitu personae : mirando a la persona, en razón de la persona.
- ius naturalis : derecho natural: derecho de lo que ha de nacer.
- ius utendi et abutendi : derecho a usar y abusar.
- lacuna iuris : laguna del derecho.
- melior est conditio possidentis : mejor es la condición de quien posee.
- mutatis mutandis : cambiando lo que haya que cambiar.
- natura : naturaleza. Proviene del verbo nascere ; es el apocope del supino; nasciturus/a/um =naturus/a/um : lo que ha de nacer.
- natura abhorret vacuum : la naturaleza detesta el vacío.
- nemo potest propriam turpitudinem allegare : nadie puede alegar su propia torpeza.
- nimis ius, nullum ius .demasiado derecho, ningún derecho.
- optimum inimicum boni . Lo mejor es enemigo de lo bueno.
- quantum potes tantum aude : cuanto puedas, tanto atrévete.
- quid pro quo : uno por otro.
- quod natura non dat Salamanca non prestat : lo que la naturaleza no da Salamanca(la cultura, la Universidad) no lo presta.
- quod omnes tangit ab omnibus aprobetur : lo que atañe a todos debe ser aprobado por todos.
- quorum : de los que. Se utiliza para decir la mayoría requerida: hay 100, DE LOS QUE están presentes 51.
- scl. (scire licet): a saber.
- servatis servandis : respetando lo que se debe respetar.
- sic : así.
- si vis pacem para bellum : si quieres la paz prepara la guerra.
- styllum curiae : el estilo propio de la curia (del juez, de la justicia, del juzgado).
- summum ius, summa iniuria : el exceso del derecho es el exceso de la injuria.
- supra : arriba.
- ultra petita : más allá de lo pedido.
- ut supra : como (se dijo) arriba.

 

11.4 - Pronunciación itálica, hispana y restituta

En cuanto a la grafía no hay problema: el latín se escribe de una sola manera y no puede haber discusión.

No así en lo que se refiere a la pronunciación, ya que existen al menos tres modos reconocidos: el itálico, el hispano y el llamado “restituto”, una pretensión de eruditos a la reposición de la pronunciación que usaron según ellos los latinos en su época clásica: los últimos dos siglos antes de Cristo. Las tres formas son comúnmente aceptadas y no es reprochable cualquiera de las tres opciones, pero no es tolerable la mezcla de una pronunciación con otra en el mismo contexto.

Así, por ejemplo, Cicero (Cicerón), en restituta se pronuncia “quiquero”, en itálica “chichero” y en hispánica “sisero”. Otro caso: mensae (mesas) en restituta “mensae” y, en las otras, “mense”.

 

11.5 - a priori y a posteriori

En cuanto al significado de las expresiones usadas tampoco hay discusión. Como en castellano, las palabras latinas y los giros idiomáticos pueden tener varios sentidos, para ya vienen así impuestos y no son sujetos a interpretaciones o usos incorrectos, que los transforman en latinazgos. Así por ejemplo es muy común usar la expresión “a priori” para querer decir primero, y “a posteriori” para decir después. En realidad el significado de estas expresiones es otro: “a priori” y “a posteriori” son dos modos de razonar: el uno, antes de analizar exhaustivamente el tema: es lo que se sobreentiende, lo que viene dado por el mismo enunciado. Kant usó en su lógica “los juicios sintéticos a priori ” para expresar aquellas ideas que se contienen en el mismo enunciado: decir “padre” “ a priori ” significa que es un ser que tiene un hijo, y si se quiere que tuvo una mujer con quien logró tener ese hijo. Cuando yo digo: “hombre” digo ser racional, con inteligencia y voluntad. “A priori” es por tanto aquello que la cosa es: sin más razonamiento que el significado propio de la cosa. “A posteriori” en cambio es, por ejemplo, una sentencia luego de un largo proceso, es la conclusión de un análisis, de una premisa mayor, aplicada a una situación concreta en el razonamiento menor del silogismo y que deriva en la conclusión. El “a” (priori/posteriori) significa desde dónde arranca el raciocinio: si desde antes de indagar (a priori) o si desde después de indagar (a posteriori). Nunca significa antes o después.

 

11.6 - non bis in idem

A veces el uso de alguno de los aforismos latinos genera planteos ideológicos ajenos por completo al latín, y que implican que contradecir el aforismo es un delito de “ lesa ” majestad (en donde “ lesa ” es el participio pasivo del latín laedere : herir, ofender), o una herejía contraria al dogma jurídico. El caso típico para mí es el aforismo “ non bis in idem ”.Este aforismo, usado sobre todo en derecho penal, vale dentro del derecho penal, pero se pretende extender más allá de ese ámbito, como si no hubiera sanciones a conductas fuera del derecho penal. Pongamos el reciente caso del partido de fútbol entre Boca y el “Chivas”de Guadalajara que terminó en escándalo. Ahí deben intervenir por el mismo hecho: la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), dando por ganado el partido al equipo mejicano, la AFA suspendiendo el estadio de Boca por el fácil ingreso de plateistas a la cancha, el juez contravencional por incumplimiento de la ley del deporte, y probablemente el juez de instrucción por las agresiones sufridas por el jugador mexicano. Ahí no hay “ non bis in idem ”. Pongamos otro ejemplo que nos da la Constitución: en estado de sitio el presidente de la Nación no puede imponer penas (del Derecho Penal, obviamente) pero puede ordenar el arresto de quienes producen el estado de conmoción interna. El sujeto arrestado a disposición del PEN tiene la opción de salir del país. Pero si la conmoción interna la produjo cometiendo algún delito el juez de instrucción o el fiscal correspondiente debe hacer los planteos penales y ordenar la detención preventiva. De modo que por el mismo hecho el presidente puede arrestarlo y el Poder Judicial iniciarle la causa penal y además ordenar la detención preventiva. Tampoco aquí hay aplicación del “ non bis in idem ”.

Se podrían dar miles de casos más. Sin embargo en mi juzgado tengo algunas nulidades dictadas por la cámara penal porque consideran que si algo es delito no puede ser contravención por el “ non bis in idem ”. Yo me pregunto que eficacia puede tener la aplicación dogmática e ideológica de ese principio cuando habiendo dos personas juntas, una con un cuchillo y otra con un revolver, la que tiene el cuchillo va arrestada por diez días por la ley contravencional de la provincia de Buenos Aires y el que tiene el revólver se vuelve a su casa con una denuncia penal que recién se transformará en un juicio o una sentencia dentro de algunos años, si no prescribe antes. Conste que la ley no ha derogado la contravención existente antes de la misma.

 

11.7: ¿erudición o vanidad?

El uso por parte de jueces y abogados del latín debe ser hecho con conocimiento de causa y no por aparentar saber y acreditar que no sabe. Es una forma de supervivencia que tiene la lengua, a veces bien, otras veces con latinazgos que diagnostican lo grave que está aquel idioma. No es cuestión de hacerlo sobrevivir con pulmotor y con cables de toda especie. Lo importante, como toda lengua, es que sirva para que nos comuniquemos los humanos, que eso también somos los jueces y abogados. Cuando se usa sólo por vanidad, ocurre muchas veces lo del pavo real: cuando intenta mostrar su belleza, en realidad muestra su fealdad. No parece conveniente que profesionales del derecho, jueces o abogados, intentemos mostrar sabiduría mostrando en realidad lo pavo que somos.

Volver al índice

© www.terminologiaforense.com.ar
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización expresa del autor.

Diseño del sitio: ojosabiertos .